El porcentaje de familias que adoptan animales es más alto que el de personas solteras, viudas, etc, debido a la facilidad de compartir las responsabilidades que conlleva el tener a un animal en casa.

Llegadas ciertas edades o después de haber pasado por pérdidas de familiares cercanos, la mayoría de la gente tiende a recomendar comenzar a compartir la vida con animales. Muchas personas son reacias a esta idea porque no quieren en esos momentos tener ningún tipo de compromiso, pero la verdad es que es la mejor opción para superar los traumas.

Lo más común es que en casa se opte por tener perros, gatos, pájaros o conejos. Cualquiera de estos animales te va a querer por lo que des. No te va a prejuzgar por tu personalidad, por tu aspecto tus habilidades. Conseguirá sacar lo mejor de ti, proporcionándote una mayor autoestima cuando veas que el animal crece, te devuelve, con sus muestras, todo el afecto que tú has depositado en él y te hace sentir necesario en el desarrollo de su día a día.

Si en tu caso has elegido que tu animal de compañía sea un perro, te verás en la obligación de bajar a pasearle de 2 a 3 veces al día, lo que supone ejercicio físico también para ti. Con paseos de 30 o 60 minutos mejoraras tu funcionamiento cardiovascular y salud articular.

Además, existen estudios que confirman que el compartir la vida con animales supone estar dotado de una mejor salud. Por ejemplo, el acariciar o abrazar a una mascota puede disminuir los niveles de estrés o ansiedad.

Te harán sentirte menos solo. Aunque no sean capaces de hablar, en ocasiones, pueden ser tan expresivos o más que una persona humana. Son capaces de identificar sentimientos y hacerte notar que no estás solo en eso, que le tienes ahí y te puedes apoyar en él.

También te puede ayudar a socializar con otras personas que tengan el mismo animal de compañía que tú, ya sea para compartir experiencias o en busca de consejos.

Aquellos que ya han tenido o convivido con animales saben que todo esto es verdad. Te descubren una nueva forma de amar y cuidar. No dudes en compartir tu vida con una mascota.