La capacidad de lectura abre a los niños las puertas del conocimiento, las historias, los cuentos y todas las formas de expresión literaria que les permitirán adquirir nuevos conocimientos y acceder a un mundo ilimitado de información. Por ello, cuanto más pronto adquieren la habilidad de la lectura mucho mejor, sin embargo los expertos recomiendan respetar la maduración del infante y el proceso natural de desarrollo de modo que sea el mismo niño quien nos indique que se encuentra listo para comenzar a ejercitar la lectura.

aprender a leer 2 updeaEn ese momento, en primer lugar es importante definir la forma que se utilizara para enseñar a leer, para ello existen muchos métodos recomendados, pero la selección de uno en particular dependerá también de las características de la personalidad e inquietudes del niño. A continuación se describen los principales métodos conocidos a fin de facilitar la elección de la técnica más idónea:

Método Analítico: Hasta hace algunos años era la forma más popular de enseñanza de la lectura en las escuelas, se basa en el aprendizaje de las vocales y el abecedario, para luego conocerlas silabas y la formación de las palabras. Con este método el niño aprende a relacionar las silabas con los sonidos que le permitirán comenzar a formar diferentes palabras, así en la medida en que el niño practica el reconocimiento de las silabas podrá leer con más facilidad los escritos en los cuentos y otros libros de textos. Generalmente, a la par del conocimiento de las letras se ejercita la escritura a través del repaso de la forma de las letras que puede hacerse a través de líneas punteadas, identificando y coloreando los caracteres y de muchas otras maneras.

Algunos especialistas señalan como desventaja de este método el hecho de que puede propiciar errores ortográficos cuando el niño comience a escribir buscando representar gráficamente los sonidos propios de algunas palabras, que aunque se pronuncien de cierta manera deben ser escritas de otra forma. Para lo cual deberá hacer uso de su memoria para recordar la forma correcta de la escritura.

Método Global: esta forma de enseñanza considera las palabras completas antes de descomponerlas en silabas o letras, es decir, a la inversa del método analítico la forma global va de lo general a lo particular. Generalmente se asocia la palabra con una imagen y de esta forma el niño va asociando y reconociendo cada palabra con su significado. Algunos especialistas sostienen que esta es la forma más natural para aprender a leer ya que se apoya en hecho de que el cerebro capta con más facilidad las palabras y utiliza la memoria visual para recordarlas posteriormente. Además, permite adentrar a los niños a la lectura desde edades más tempranas como los tres o cuatro años.

La principal desventaja de esta técnica tiene que ver con las confusiones que pueden generarse en el niño en cuanto a las palabras que tienen diferentes significados o que se utilizan para referirse a varios conceptos. Sin embargo, estas especificidades pueden ir siendo aclaradas al niño a medida que avanza en la lectura y el uso del lenguaje.

Método Doman: Es un método desarrollado a finales de los años 50 por el médico norteamericano Glenn Doman, está basado en la premisa que es más fácil y rápido para los niños asociar y reconocer palabras completas e imágenes que aprender a leer de forma silábica. Por lo cual, Doman diseño una serie de tarjetas sencillas de fondo blanco palabras en letras grandes y por categorías como colores, partes del cuerpo humano, animales, medios de transporte y otros; las cuales se deben mostrar a los niños diariamente, tres veces al día, por al menos cinco días, y no excediendo un máximo de cinco tarjetas a la vez, hasta que logre memorizar e identificar las palabras.

aprender a leer 3 updeaA medida que el niño progresa se pueden ir añadiendo nuevas tarjetas e incluir paulatinamente imágenes, frases cortas; la técnica debe ser compartida con entusiasmo animando al niño a repetir en voz alta las palabras. De acuerdo a los estudios realizados por el doctor Doman con niño de todo el mundo, su método demostró ser efectivo incluso al ser usado con niños que presentaban diversas lesiones cerebrales o inclusive bebés muy pequeños.

Aunque estos tres métodos anteriormente comentados son los que figuran como los de mayor utilización a nivel mundial, existen muchos otros variados y creativos que pueden ser utilizados como una alternativa novedosa por aquellos padres o maestros que quisieran presentar a los niños la lectura como un proceso más dinámico, entre ellos se encuentran los siguientes:

El Método de Cuento: fue ideado por Mc. Kloskey y fue utilizado por vez primera en Newark, Estados Unidos y consiste en aprovechar al máximo la curiosidad e imaginación propia de los niños para incentivarlos a familiarizarse y memorizar las palabras, para lo cual pueden usarse cuentos cortos ilustrados, rimas infantiles, cantos o adivinanzas con imágenes, entre otros. La técnica consiste en realizar una narración animada y divertida de la historia, para luego familiarizar a los niños con el texto y motivarlos a que sean ellos quienes realicen la narración identificando cada palabra usada.
Este método tiene como aspecto desfavorable que depende en mucho de la habilidad del maestro o padre para involucrar a los niños en el cuento y guiarlos en el reconocimiento de las palabras o frases, sin embargo, como ventaja puede decirse que favorece la memorización de las palabras, y por ende la fluidez en el proceso de lectura.

El Método Matte: fue creado por el profesor chileno Claudio Matte desde 1884 y se trata de una combinación de varias técnicas que conforman una interesante fusión para facilitar el aprender a leer en muy poco tiempo; se puede decir que es al mismo tiempo fonético porque contempla la enseñanza de los sonidos de las letras; pero también es analítico porque se descomponen las palabras y se busca darles sentido a cada una. Se considera una metodología muy dinámica, aunque requiere de la formación específica de los docentes o padres que pretendan utilizarla, pues es muy estructurada y sistemática. Su efectividad se ha comprobado en reiteradas ocasiones por los maestros que comprueban como sus estudiantes logran formar palabras y frases en pocos meses, para luego comenzar leer con mucha fluidez.

Independientemente de la forma que se decida utilizar para enseñan a un niño a leer, también deben tomarse en cuenta ciertas recomendaciones generales para incentivar en los pequeños su interés por la lectura, de forma que se sientan muy dispuestos y motivados a aprender a leer con prontitud, algunas de las sugerencias seria las siguientes:

Empezar desde temprana edad la familiarización con la lectura a través de cuentos e historias antes de dormir, es un hermoso hábito que además de fortalecer los lazos afectivos con los niños le infunde curiosidad acerca de los libros.
Tener una biblioteca en casa o en su defecto un espacio destinado para tener a la mano algunos libros de lecturas agradables y entretenidas, los niños no tardarán en curiosear los textos, especialmente si tienen imágenes o ilustraciones llamativas.
 Dar ejemplo de lectura diaria, los niños aprenden fundamentalmente por la imitación de los adultos, de modo que si observan a sus padres o familiares leyendo frecuentemente lo más probable es que se sientan motivados a leer.