Alzheimer, la gran conocida. En una de las enfermedades más comunes entre las personas mayores. Es un tipo de demencia que causa problemas de memoria, pensamiento y comportamiento. Un 10% de la población mayor de 65 años la padece, y de los mayores de 85 años el 50%. Son cifras muy altas, y nadie sabe como va a ser la evolución de la misma. Por lo general tiende a tener un desarrollo lento y va empeorando con el paso del tiempo, hasta que la gravedad interfiere en las tareas cotidianas.

Cuando la enfermedad va avanzando son los familiares más cercanos los que se encargan de los cuidados, pero existen momentos de debilidad en los que la enfermedad puede superarte si no cuentas con la formación necesaria.

La Comunidad de Madrid es consciente de las necesidades que tienen sus ciudadanos y por ello ha creado dos planes de actuación con esta enfermedad: formación de apoyo a los familiares y cuidadores y la reducción de lista de espera en los centros especializados.

Los programas de formación serán impartidos a través del Centro Alzheimer Fundación reina Sofía, donde se desarrollarán actividades dirigidas a cualquier persona que vaya a realizar labores de cuidados con personas con esta enfermedad. Cuentan con cursos como la estimulación en el hogar con ayuda de la música, el duelo en familiares con alzheimer, introducción al alzheimer, comunicación afectiva con personas con esta enfermedad, entre otros. Las inscripciones se hacen a través de correo electrónico. También dan la posibilidad de poder dar la formación en centros de día o residencias siempre que haya un mínimo de 20 personas.

Además, hace unos meses se buscaban en Madrid voluntarios que estuvieran interesados en formar parte de un ensayo clínico contra esta enfermedad. Como es evidente, no todo el mundo podía participar, solo aquellos que tuvieran una predisposición genética a desarrollar la enfermedad, a poder ser personas entre 60 y 75 años. Los hospitales de Quironsalud y Ruber Juan Bravo, fueron y son los encargados de llevar a cabo el estudio y suministrar los tratamientos. El Jefe del servicio de neurología del Hospital Quironsalud  de Madrid, Rafael arroyo, afirma en una entrevista que hasta el día de hoy todos los tratamientos llegan tarde, ya que la enfermedad comienza a estar presente en el cerebro hasta 10 años antes de notar los primeros síntomas. Uno de los mayores miedos que tenían las personas que participaban en el estudio eran los posibles efectos secundarios. Profesionales de ambos hospitales les explicaron desde el principio cuales eran los medicamentos que se les iban a aplicar y cuáles eran las posibles reacciones.